RIP …

Ramón Alarcón escribió sobre la muerte: sobre la muerte de otros (elegías) y sobre su propia muerte. Dejó escrito de su puño y letra, su epitafio, tal como quería que figurara en su lápida. También dejó su testamento hológrafo en el que detallaba cómo quería que se procediera tras su fallecimiento:

Epitafio manuscrito:

Yago en este estercolero
sin deber ni que me deban
en paz con el mundo entero
Ramón Alarcón Crespo.
Simplemente, poeta.

Nació … (Aquí la fecha de mi muerte)
a los… (aquí mi edad a la hora de mi muerte).

Tal como figura en su lápida:

TESTAMENTO HOLÓGRAFO

Es mi deseo: que todas las cláusulas de ese testamento, fáciles de comprender y ejecutar, sean cumplimentadas al pie de la letra.
Quiero que mis restos mortales, -lo poco que quede de ellos-, sean llevados directamente al cementerio, desde el lugar del óbito, sin acompañamiento de “salvadores de almas” ni cantos gregorianos.
Que mi ataúd sea los más humilde posible, (quedan los otros para los muertos presumidos) sin ningún símbolo político o religioso. (¡qué entiende la tierra de política o religiones!)
Nada de cirios patéticos; el olor de la cera me marea.
Nada de flores; soy alérgico al polen
Nada de lutos; el negro me entristece
Nada de misas ni oraciones; nunca hice uso de las recomendaciones para el logro de mis objetivos ni para paliar el dolor de mis fracasos.
Si alguien os habla bien de mi, ponedlo en duda, puede tratarse de un hipócrita; si alguien os habla mal, no lo tengáis en cuenta, puede que lleve razón.
Nada de esquelas mortuorias colocadas en las esquinas como anuncios publicitarios suplicando la asistencia a un acto protocolario; que los que asistan a mi último paseo lo hagan sin presiones de imprenta.
En cuanto a mis bienes terrenales, que más que bienes serán males, os ruego, hijos míos, que os los repartáis “cristianamente” como hermanos, o sea, a puñetazo limpio.
Poco más puedo deciros antes de mi silencio definitivo; por lo bueno que pude hacer no exijo recompensa, por lo que pude hacer malo, ya lo pagué con intereses durante mi larga estancia en ese minúsculo y contaminado habitáculo llamado “planeta azul”.
Es mi deseo, que la que durante tanto tiempo fue oficialmente mi esposa, no sea enterrada en mi misma fosa; bastantes años la soporté.


… a pesar de lo claramente que expresa su último deseo citado en este testamento…: en su lápida, pegadito a su epitafio, aparecen los datos de su esposa, que fue enterrada en 2007 en su mismo nicho, si bien fueron separados por un tabique construido exprofeso.

Selección de algunos poemas relacionados:

R.I.P.

El tiempo no me venció,
fui yo vencedor del tiempo;
viví cómo y cuánto quise
al compás de mis deseos,
sin ser bufón de los dioses
ni de los hombres objeto,
y cuando ya me cansé
dije adiós, y no hasta luego.

Epitafio de un Don Nadie

UNIDOS EN LA MUERTE (Elegía)

LA MUERTE DEL RUISEÑOR (Elegía a Federico García Lorca)

EL DUELO

LIRA ROTA (Elegía a Miguel Hernández)

ADIÓS A LA VIDA

CUANDO MUERA

REQUIEM

LA TUMBA DEL PASADO

COGIDA Y MUERTE EN LA MINA

2 respuestas a RIP …

  1. Mutxamel dijo:

    En la lápida pone que “nació el 25/8/1991, debería decir que murió el 25/8/1991.

  2. alcoiama dijo:

    Hola Mutxamel: muchas gracias por comentar: no es un error, el poeta dejó escrito que figurara así en su lápida. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s