Libro 1º: AIRES DE LIBERTAD

AIRES DE LIBERTAD Y OTROS POEMAS
Ramón Alarcón Crespo (De la Hermandad de Poetas de Elche)
Portada:

Contraportada:

Lleva una dedicatoria manuscrita por el autor en a primera página. Este es el texto:

24
A D. Joaquín Oncina, buen amigo y gran artista, y fino degustador de placeres anímicos.
Sinceramente
Firma del autor

ISBN: 84-300-4495-7
Depósito Legal: A-316 -1981

Gráfica Punt y Ratlla. ELX

Ilustraciones de VICENTE BELMONTE

Prólogo del Catedrático y Senador JOSE VICENTE BEVIA PASTOR

PRÓLOGO
JOSÉ V. BEVIÁ PASTOR

Embastar un prólogo es siempre un ejercicio en gran medida gratuito. El lector, las más de las veces, se zambulle en la obra sin necesidad de presentaciones, buscando, entre curioso e interesado, el mundo que en ella se muestra. Cabe, a lo sumo, una oferta de aliento al autor, si de una obra de inicio se trata; una invitación al no desmayo. Y cabe también un somero análisis de su trayectoria vital, si, como en este caso, vida y obra son inseparables.

Con Ramón Alarcón nos encontramos ante una situación singular; no es un novel que ensaya una línea poética y del que en su andadura literaria podamos esperar cambios profundos, ni el joven que tímidamente se atreve a iniciar la aventura del verso y la palabra. No es él un poeta de momentos aislados, de emociones esporádicas o de sentimientos pasajeros. Ramón Alarcón es mucho más, es un sentir cotidiano entre la lucha, la afirmación y la esperanza. No puede ser de otro modo, pese a que él mismo se ha definido, en alguna ocasión, como un “hombre sin biografía”. Su obra es un sutil recorrido a través de su rabia, de sus anhelos y aspiraciones, entre sus sentimientos más hondos, que, en ocasiones, se adentran en el sentir de todos los que como él vieron marcadas sus vidas por el golpe brutal de la guerra civil española. Así este “hombre sin biografía” se transforma en la historia viva de muchos hombres de aquella España desgarrada y doliente que les tocó vivir, cuando apenas despertaban a la juventud.

Su obra es la historia golpeada de su vida, de todas esas vidas; quizá más viva que una historia, más apretada que una biografía; en ella tenéis la posibilidad de adentraros en la geografía íntima de una vida vivida en plenitud contra las dificultades, ensimismada, cerrada a todas las amnesias, a todas las ofertas de olvido de sí mismo. Si es una historia desgarrada de una voluntad de ser y pervivirse. Una infancia con tres años de escuela y distintos oficios, que no satisfacían sus deseos. Rompiendo mil proyectos, que otros elaboraban para él, se apartó del camino, si no fácil, al menos sin sobresaltos que le imponía el pequeño pueblo de la provincia de Cuenca donde había nacido. A la búsqueda de aventuras, grande en afanes de saber, pequeño en edad, se enroló en el ejército, como única salida posible. Voluntario en Ceuta, en Regulares, con un extraño equipaje para un soldado de su tiempo, las lecturas de nuestros clásicos, Tirso, Lope, Teresa de Ávila, Góngora…, que le iluminaban el horizonte poético y configuraban su palabra permitiéndole una ágil versificación, combina la milicia y la literatura colaborando en diarios y revistas. De ahí, a Ifni, buscador de futuros más pródigos. Pero la guerra civil le arrastra enseguida consecuencias personales muy graves. Como Miguel Hernández podrá decir:
“Aquí dentro, aquí anduvo la muerte mi vecina
sesteando a la sombra de los sepultureros”.
Ramón Alarcón fue detenido, juzgado y condenado a muerte. Era tiempo de ira desatada. Dirá él: “tiempo de alacranes
uncidos al yugo”.
En su itinerario angustiado de cárceles, en palabras de Miguel:
“allí, bajo la cárcel, la fábrica del llanto
…un hombre hace memoria de la luz, de la tierra…”
otros muros sabrán de su miedo, rabia, silencios, fusileros, espanto. Alarcón se hace voz de todos los que sienten el horror y la miseria moral de aquellos momentos.

Conmutación de la pena capital por cadena perpétua; más tarde, libertad condicional y una vida iniciada que choca, casi constantemente, entre realidad y anhelos, de la deriva toda una filosofía moral y ética. Sus poetas, Miguel Hernández, Lorca, Machado, se abren paso entre sentimientos de nostalgia, de expectación, de amarga ironía.

Es Alarcón, en fin, un hombre que quiere ser, desde sí mismo y desde el pueblo, el reflejo de tantos otros que, calladamente, sienten las ansias de superación desde condiciones muy adversas. Esa adversidad general de todo un pueblo que, en abril de 1.939, Alarcón denuncia en su “España dolorida”. En aquellos momentos, desde una prisión, cuando la vida era tan fácilmente aniquilada, el sentimiento se expande, trasciende loparticular y es todo un cuerpo social, el pueblo, el que a través de él manifiesta su dolor. Y es entonces cuando su palabra se agiganta, se hace épica, desde un nada retórico juego de antítesis: el miedo:
“los ojos de cien podencos
… cien fusiles al acecho”
y el coraje, la rabia y la muerte. Y siempre, por encima, la confianza en su clase. Y desde aquí, desde su obstinada afirmación, al desasimiento, a la reflexión intimista. La soledad hace mella en él; aparece el poeta lírico que indudablemente es Alarcón; la sencillez aflora en sus poemas, que se convierten en pequeños análisis de una gran frustración.

De ahí arranca el hilo conductor de sus versos, el enfrentamiento mundo-hombre, que queda planteado y no definitivamente resuelto, aunque a veces alcanza la superación de la realidad a través del desarrollo de una rica vida interior. Un camino, por otra parte, áspero, difícil y que en ocasiones parece no conducir a ninguna parte concreta; tan sólo, hacia uno mismo, al encuentro de su propio yo.

Que el hombre necesita de estímulos externos es algo que el poeta no niega y ahí están sus juegos poéticos para recordárnoslo. Pero queda algo, que, al menos al autor de estas líneas no le sorprende, de inacabado, de insatisfacción, de afán de una reconciliación que no de renuncia.

Desde cualquier óptica, su obra merece el respeto, la consideración y el silencioso aplauso de todos los que han sabido de su caminar y su ansia de plenitud.

Quizás ahora, desde la serenidad del tiempo transcurrido, es el momento de volver a recordar retomando con fuerza el verso. Vaya nuestro deseo y nuestro ánimo de que sea así.

Alicante, abril 1.981

NOTA DEL AUTOR

Ano 1.936. Se había desencadenado la guerra civil española con toda su virulencia.

Por razones fáciles de comprender, y a través de una dramática odisea, de la que relevo al lector por ser larga y poco humorística, di con mis huesos, lo único que me quedaba, después de pasear mi anatomía por varias prisiones de cero tenedores, en el célebre penal del Puerto de Santa María.

Por respeto a la sensibilidad del lector, omito todas las vicisitudes vividas en mis casi seis años de prisión inicial y continuada, para circunscribirme al motivo origen de este libro.

Este libro comenzó a gestarse en la fecha arriba indicada, a base de ideas cuadriculadas que casi nunca encontraban espacio donde posar sus huellas caligráficas. Algún que otro minúsculo papel, restos de la mortaja de un olvidado bocadillo que falleció repentinamente, casi antes de nacer, o alguna despistada funda de cajetilla que nadie había osado recoger PARA CONVERTIRLA EN ILUSORIO CIGARRILLO, ANTE LA PRESENCIA DE ALGÚN “BONDADOSO” GUARDIÁN, ERAN LOS ENCARGADOS DE RECOGER, MOMENTÁNEAMENTE, LOS “EFLUVIOS DE MI NÚMEN”

Poemario,En el mismo orden en que figuran en el libro. Un total de 51 poemas
TIEMPO DE BUITRES
CLARÍN DE GUERRA
SINFONÍA DEL MIEDO… Y DEL SILENCIO
LA MUERTE DEL RUISEÑOR
ESPAÑA MÁRTIR
PRIMAVERA ENTRE REJAS
LA FUGA
REFLEJOS
LOS ENCAMADOS
LOS EMBAUCADORES
EL CHAQUETERO
AIRES DE LIBERTAD
MI REINO EN EL VIENTO
LA GLORIA DEL TORO BRAVO
BIENAVENTURADOS
SIN TIMÓN
TREN SIN RETORNO
CONFUSIÓN
ROBOT MADE IN SPAIN
EQUILIBRIO
MILAGRO
EL HOMBRE
EL MENDIGO
EL AISLADO
EL NUEVO RICO
EL AVARO
QUIJANO EL BUENO
CAMPOS DE TIERRA
MI SUEÑO
ALBORADA
DIVORCIO SOCIAL
PALMERALES DE ELCHE
ECCE – HOMO
A LA DOLOROSA DE SALCILLO
REFLEXIÓN
EPITAFIO DE UN DON NADIE
FANTASÍA
LA VERDAD ESTÁ EN LA TIERRA
BECQUERIANA
EL ÁRBOL DEL CAMINO
VOLVER
CAMPESINO MANCHEGO
CANTO A SANTA POLA
CANTO A LA VIDA
NI ESTÁN TODOS LOS QUE SON
BENIDORM MON AMOUR
DIVERGENTES
MELODÍA ÍNTIMA
TU LLANTO
EL DUELO
ADELANTE

Ilustraciones que aparecen en el libro:









Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s