CANTO A SANTA POLA

Santa Pola, marinera,
orgía de sol y cielo,
espejo donde se peinan
las gaviotas en vuelo,
deja que venga el poeta
a cantar nanas al viento.

Desde tu arena dormida,
nave varada en el tiempo
donde germinan amores
de todos los hemisferios,
vengo a contar singladuras
de barcos que no existieron;
y a soñar paisajes verdes
con motivos marineros,
que estoy sediento de brumas
y estoy de brisas sediento.

Cielo arriba, mar abajo
como planos paralelos,
emparedando ilusiones
de primaveras en verso,
Santa Pola abre abanicos
a la rosa de los vientos
curvando horizontes húmedos
en superficies de ensueño.

Cuanto mar para ti sola,
cuánta sal y cuánto cielo,
cuántas ilusiones blancas
de espumas en movimiento
y cuántas sirenas nórdicas
brindando amores viajeros.

Santa Pola es paraíso
con proyección de universo.

Mira aquel delfín que salta
buscando espacios abiertos;
mira cómo se columpia
aquel barquito velero
que va cortando horizontes
con su cuchillo de lienzo.

Santa Pola, marinera,
orgía de sol y cielo,
si me muero que me “enaguen”
en la cripta de tu puerto
dentro de una caracola
con periscopios abiertos
para contar las gaviotas
y cantar nanas al viento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro "AIRES DE LIBERTAD Y OTROS POEMAS" (1981), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s