BENIDORM MON AMOUR

A una sirena del Norte, sueño de una noche de verano.

Del mar llegan las olas,
del mar sale tu cuerpo
rezumando ilusiones
de amores inconcretos.

Y en la arena, cansada
y herida de reflejos,
te me ofreces desnuda
de sedas y recuerdos.

Y me brindas tus labios
como pez boquiabierto
insinuando espumas
de sal y de deseos.

Y yo, que tengo el alma
de corte marinero,
que llevo cien tritones
bailándome en el pecho,
encarcelo tus ansias
en la concha de un beso;
un beso largo, largo,
sin límite en el tiempo.

No entiendes mis palabras,
tus palabras no entiendo,
pero hay un idioma
que todos comprendemos:
la pasión, en los ojos
y en los labios el beso.

Y hay olvido de etnias,
y conjunción de sexos,
y temblores eróticos
de pájaros en celo.

Las olas van y vienen
vacías de tu cuerpo
y el sol bruna tu carne
con caricias de fuego.

Después… ¿a dónde irás?
¿a morirte de inviernos?
¿a las brumas del Norte?
¿a las cumbres del centro?.

¿Habrá algún “otra vez”
en calendarios nuevos?.

Ave de paso eres,
yo soy potro viajero;
seguirás tu camino,
seguiré mi sendero;
cruzaron nuestras vidas
distintos paralelos,
y tal vez algún día
bailará en el recuerdo
un resabor de algas
y besos marineros.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro "AIRES DE LIBERTAD Y OTROS POEMAS" (1981), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s