MI SUEÑO

Una mano tendida dulcemente,
una ofrenda de paz y de armonía,
un paso a la ilusión, un nuevo día,
un rumor de esperanza en el ambiente.

Amor, amor, murmuraba la fuente,
amor, amor, el viento repetía.
amor… amor… de la montaña umbría
el eco rebotaba mansamente.

Esta blanca quietud benedictina,
esta paz que serena y reconforta,
¿será, acaso, ilusión de mi retina?

¿será, tal vez, delirio de mi mente?.
Locura o realidad poco me importa
si el sueño se prolonga eternamente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro "AIRES DE LIBERTAD Y OTROS POEMAS" (1981), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s