EL NUEVO RICO

Por allí va Don Pedro, antes Perico,
fundido al girasol de su volante
con el aire triunfal y petulante
que define y avala al nuevo rico.

Habano atornillado en el hocico,
anular con empacho de brillante
y ese empaque ridículo y pedante
del que llega al motor desde el borrico.

Le grita sin razón al camarero,
increpa al que se cruza en su camino
basado en la razón de su dinero.

y, empinado en su podio de mangante,
olvida este magnífico pollino
su próximo pasado vergonzante.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro "AIRES DE LIBERTAD Y OTROS POEMAS" (1981), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s