EL BURGUÉS


Un día más. Anoto en mi diario.
Me levanto a las diez, es mi costumbre.
Desayuno frugal junto a la lumbre,
leo la prensa, ordeno mi dietario.

Esclavo voluntario del horario,
como a las tres, vianda con legumbre,
de vino generoso, media azumbre,
café, puro y coñac, rezo el rosario.

Seguido del yantar duermo la siesta;
voy después al café, hoy habrá fiesta
y he de ir, cómo no, puesto de gala.
Charlo, juego, critico, en buen talante,
y otra vez a la cama, Dios mediante.
¡Y aún hay quien dice que la vida es mala!.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "CABALGANDO POR EL VIENTO" (1983). En NEGRO, Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s