VENTE CONMIGO


Vente conmigo, serrana,
al palmeral de la huerta
donde las arañas tejen
fingidas nubes de seda
y los grillos dilapidan
cansinas horas de siesta.

Y allí, entre suspiros gratos
de flores que se despiertan
y guiños iluminados
de enamoradas estrellas,
fabricaremos un nido
con ramas de hierbabuena
para refrendar amores
y consolidar promesas.

Después……

¿Qué puede importarnos
lo que pasó o lo que venga?

Después de habernos amado
que el mundo cierre sus puertas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "CABALGANDO POR EL VIENTO" (1983). EN BLANCO, Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s