SOLEDAD

Soy de las soledades jornalero,
el silencio es la musa que me inspira,
allí donde la calma se respira
allí de soledades vivo y muero.

Soliloquio en la curva del sendero
tomando el firmamento como mira
y acaricio la tierra que transpira
soledades de endrina y de romero.

Soledad es mi eterna compañera,
la razón primordial de mi destino
en esta densa y dilatada espera.

Y aquí estoy solo, estuche sin alhaja,
esperando que el hacha abata el pino
que ha de dar la materia de mi caja.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "CABALGANDO POR EL VIENTO" (1983). EN BLANCO, Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s