MI MUSA SOÑADA


Arrogante y serena, casta y pura,
transparente y abierta celosía
donde la luz, absorta, se dormía
como la perla en su prisión segura.

Jamás pudo correr tanta hermosura
por el río caudal de la armonía;
era en cuerpo y en alma Epifanía,
definitiva obra de natura.

Apasionadamente, locamente,
con la sangre en la vena desbocada,
quise estrechar su cuerpo adolescente;

Pero mi musa, etérea, se fundía
como la nieve por el sol besada:
¡Era un sueño imposible, una utopía!.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "CABALGANDO POR EL VIENTO" (1983). EN BLANCO, Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s