EL BESO QUE NUNCA LLEGÓ

Este beso de infancia desatino,
metáfora de un verso enamorado
que nació para amar y ser amado
y no pudo llegar a su destino.

Este beso ya cano, casi albino,
nostalgia de un ayer iluminado,
este beso a tus labios destinado
se quedó prisionero del camino.

Esperar y esperar, vida adelante,
buscando inútilmente, año tras año,
el éxtasis supremo de un instante.

Por este beso audaz, por este beso,
hoy sufro el agridulce desengaño
del que busca la herida y sale ileso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "CABALGANDO POR EL VIENTO" (1983). EN BLANCO, Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s