EL BESO PRIMERO


Aquel beso primero, apasionado,
que prendiera en tus labios cierto día,
fue el impulso inicial que inflamaría
el volcán de un amor insinuado.

Presunto lis en su botón cerrado,
alga que pugna por alzar su guía,
nacías al amor y yo nacía
al mundo púber del varón logrado.

Fue un momento, no más, sólo un momento,
lo que dura la estela transitoria
del rayo que desgarra el firmamento.

pero aquel beso audaz, incontenible,
quedó grabado a fuego en mi memoria
como una llaga eterna, inextinguible.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "CABALGANDO POR EL VIENTO" (1983). EN BLANCO y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s