DUERME, MEMORIA…


Duerme, memoria, tranquila,
no vuelvas a recordar,
las hojas que arrastró el viento
no vuelven más a brotar.

Soñar en tiempo pasado,
volver la cabeza atrás,
abrir heridas al tiempo
que dejaron de sangrar,
arrancar raíces muertas
de la tumba de un erial.

Duerme, memoria, no aumentes
las penas de mi caudal.

Recordar, volver a ser
fuera de la realidad,
exhumar ambigüedades
de la fosa del pesar,
para volver a vivir
residuos del más allá.

Recordar ¿qué?, ¿aquel inicio
de ternura maternal?;
¿aquellos besos furtivos
de ladrón sin madurar?;
¿aquel amigo perdido?;
¿aquel rincón de un lugar
donde aprendí el catecismo
de la humana realidad?.

Duerme, memoria, tranquila,
no despiertes mi ansiedad
que ya no mueve molinos
agua que murió en el mar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "CABALGANDO POR EL VIENTO" (1983). EN BLANCO, Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s