BRINDIS A LA MUERTE

Leído ante la tumba de Miguel Hernández, el día veintiocho de marzo, aniversario de la muerte del poeta.

Vino amargo que en llanto se convierte
para un brindis de muerte compartida,
tu muerte, que es la muerte de la vida,
mi vida, que es la vida de la muerte.

Yo quisiera, Miguel, oírte, verte,
escarbar en la tierra que te anida
y arrancar con mi mano estremecida
el verso aquel que se durmió en la suerte.

Un verso blanco de cebolla y nana
que agonizó contigo una mañana
enredado en la seda de tu boca.

Aquella luz con ansia de universo
que al faltarle la gema de tu verso
tembló de angustia y se fundió en la roca.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "CABALGANDO POR EL VIENTO" (1983). EN BLANCO, Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s