VIAJE DE PUNTA A PUNTA

Partí por cualquier camino
con rumbo a ninguna parte
montado en mi propia vida
y espoleando ansiedades.

Dejé en la estación de origen
la huella de mi equipaje,
en el anden un olvido
y una denuncia en el aire.

Atravesé la frontera
entre dos mundos dispares:
el mío, hecho de sueños,
el otro, de realidades.

Camina que te camina
entre asombros marginales,
rocé, sin prenderme en ellos,
los pecados capitales.

Escalé cumbres de gula,
bajé laderas de hambre,
crucé pantanos de envidia
sin hundirme ni mancharme
buscando rosas de paz
entre agresivos zarzales.

No hubo senderos de gloria
en mi caminar errante,
ni espacios para el reposo,
ni amaneceres triunfales,
ni treguas para el olvido,
ni estrellas para guiarme.
¡Cada paso en mi camino
era una duda en el aire!.

Ahora que mi tren se acerca
al final de su viaje,
repaso el libro de cuentas
de mis mermados caudales
y sólo encuentro en mi haber
Las Virtudes Teologales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "SINFONÍA EN CLAVE DE AMOR" (1987), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s