LA SIRENA SOÑADA

(FANTASÍA)

Llegó por el mar un día
y se marchó por el mar,
se llevó como recuerdo
un beso, no pidió más.

En un barquito de nácar
con velas de tulipán
vino buscando caricias
de amor, de luz y de sal.

La escoltan cuatro delfines
con librea de metal,
saltando a la comba comba
con la serpiente de mar
y dibujando en las olas
serpentinas de coral.

Era su pelo aureola
de plenilunio lunar;
sus ojos dos aceitunas
robadas a un olivar
y sus labios tentaciones
sangrantes para besar.

Me preguntó en su idioma,
la respondí sin dudar;
ni yo supe lo que dijo
ni ella entendió mi cantar;
pero su boca y mi boca,
casi con pulso de imán,
se fundieron en un beso
de corte internacional.

Correteamos la playa,
fuimos de acá para allá,
escribimos en la arena
historias de Alí Babá,
con pluma de gaviota
y tinta de calamar.

No sé si soñé despierto
o fue, tal vez, realidad,
porque en cuestiones de amor
todo es soñar y soñar.

A la mañana siguiente,
cuando el sol quiso alumbrar,
una sirenita rubia
en un barquito de sal
se perdió en el horizonte
con rumbo a la eternidad;
se llevó como recuerdo
un beso, no pidió más.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "SINFONÍA EN CLAVE DE AMOR" (1987), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s