AUTORRETRATO


Mi corazón es un árbol
que no tiene primaveras
se le han secado las hojas
de tanto llevarlo fuera.

Voy rodando por la vida
pechiabierto y sin careta
con el alma sin persianas
y las ventanas abiertas
enseñando el pensamiento
para que todos lo vean.

Tengo por norma y por ley,
aunque al hacerlo me duela,
no decir medias verdades,
sino verdades enteras,
llamar a la aurora blanca,
llamar a la noche negra.

Así nací y así vivo,
y así llegaré a la meta
aunque tropiece mil veces
y caiga en la misma piedra,
que al mundo de la razón
se va por la línea recta.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "SINFONÍA EN CLAVE DE AMOR" (1987), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s