LAS ARMAS Y LAS LETRAS

A Don Antonio Maciá Serrano, soldado y poeta, que enriqueció su hoja de servicios con la pluma y con la espada.

La muerte cabalgó sobre los montes
donde abrías camino a las mañanas;
la noche puso sombra en las ventanas
de tus ojos ansiosos de horizontes.

Una loca estampida de bisontes,
un aluvión de hidras soberanas,
un delirio de espadas toledanas
abatiendo alados jenofontes.

Ubérrima y longeva fue tu vida
entre pluma y acero compartida
para historia guerrera y literaria.

Recibe con mi verso, gran soldado,
la oración de un poeta enamorado
de tu voz romancera y legionaria.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "SINFONÍA EN CLAVE DE AMOR" (1987), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s