Voy con la duda en los hombros

Voy con la duda en los hombros
y en el pecho la esperanza
subiendo montes de truenos,
cruzando valles de calma.

Jardinero sin jardines
siembro en el viento campánulas
y despierto los jazmines
para saludar el alba.

Ebrio de silencio y luna
sueño cosechas del alma:
que no se mustien las flores,
que o se enturbien las aguas,
que los árboles se empinen
plenos de raíz mojada;
que los corazones hablen
y se duerman las palabras.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "SINFONÍA EN CLAVE DE AMOR" (1987), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s