GIOCONDA

Serenísima estampa de clarisa
en la mítica tela reflejada,
el genio retrató la madrugada
en tu alba impoluta, Mona Lisa.

Desbordaste el color con la sonrisa,
anulaste la luz con la mirada
y el arte se hizo forma consagrada
en tu rostro de virgen, Mona Lisa.

¿Qué secreto perfume de claveles
inspiró del artista los pinceles?.
¿Quién dio a Leonardo la razón precisa?.

Jamás podrá llegar el verbo humano
a descorrer el velo del arcano
que idealice tu rictus, Mona Lisa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "SINFONÍA EN CLAVE DE AMOR" (1987), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s