DE PASO POR LA VIDA

Soy la luz de mi propio carcelero,
rescoldo vivo de mi propia brasa,
todo lo que pasó, más lo que pasa,
es cosecha arrancada a mi tempero.

Nada pido al azar y nada espero
de la suerte venida y no buscada;
me basta con el pan que en cada hornada
me aproxima mi vínculo de obrero.

Como el viento que besa y no se para,
como fuente que mana en lo escondido
he cruzado la vida cara a cara.

Doy por bueno el presente y el pasado,
he sembrado la paz que no he tenido
y he regado el amor que no me han dado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "SINFONÍA EN CLAVE DE AMOR" (1987), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s