Y despertó la idea

Y despertó la idea
de su obligado sueño
como una nebulosa, casi abstracta,
arrancada a la luz del pensamiento.

Creció entre sueños vírgenes
y fue tomando cuerpo
para ofrecer su llama creadora
a la ambición retórica del genio:

la palabra le dio su melodía
y el alma del poeta la hizo verso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "SINFONÍA EN CLAVE DE AMOR" (1987), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s