Esa lágrima errante que resbala

Esa lágrima errante que resbala
por el mapa arrugado de mi rostro
es un pétalo herido que se escapa
de la rosa marchita de mis ojos.

Cuando apague sus fraguas el estío
y se enciendan los cirios del otoño,
cuando pase el invierno por mis horas
y se vistan de escarcha los rastrojos,
dejaré de enviar flores al viento
y ahogaré entre las nieves mis sollozos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "SINFONÍA EN CLAVE DE AMOR" (1987), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s