Dejadme los perfumes del campo no violado

Dejadme los perfumes del campo no violado,
dejadme los rumores miríficos del mar,
dejadme los embrujos de un mundo imaginado
en plena fantasía donde poder soñar.

Dejadme de la noche la curva misteriosa,
dejadme la polícroma dulzura de la flor,
que quiero ser abeja melíflua y laboriosa
llevando hasta los hombres el polen del amor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Del libro: "SINFONÍA EN CLAVE DE AMOR" (1987), Poemas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s